Formentera es un destino de playa y descanso absoluto. Es un encanto turquesa hasta la línea del horizonte, la menor de las Pitiusas y la gran desconocida para la mayoría de habitantes del resto de las Baleares. De las cuatro islas del archipiélago, Formentera es la única a la que sólo se puede llegar en barco desde el puerto de Ibiza, a 40 min.

Formentera es refugio de artistas, hippies y excursionistas de un día. Pero para disfrutarla bien, pese a su brevedad (80 km2), hacen falta algunos días. Cada playa es un paraíso y su costa está protegida (oficialmente y por la acción de las praderas de posidonia). Aunque parezca llana, tiene cuestas pronunciadas, como descubrimos durante nuestra vuelta a Formentera en bicicleta. Es, todo hay que decirlo, bastante cara: el paraíso tenía un precio.

1. Playa de S’Alga, en la isla de Espalmador

Playa de s'Algar, en Formentera

S’Algar. Fuente: Nadia Isakova

Espalmador es una islita dentro de una islita. Es la muñeca rusa de Formentera. Le separan 150 m desde Illetes y mide 3 km2. Puedes llegar nadando, en barquito o cuando la marea esté suficientemente baja como para cruzar caminando. Dentro de s’Espalmador, la playa más reconocida es la de S’Alga, bajo la mirada de una torre de vigilancia. No encontrarás restaurantes ni chiringuitos, es un Parque Natural.

2. Playa de Llevant

Esa lengua de tierra que avanza hacia Espalmador y hacia Ibiza, rodeada de playas a diestro y siniestro, alberga Ses Illetes (abajo) y también la playa de Levante. 1,5 km de largo y 50 m de ancho conforman esta playa. Puedes estar en Illetes y en Levante en menos de 10 segundos de diferencia.

3. Playa de Ses Illetes

La foto quizás no le hace justicia a este paraíso. Llegué en un momento de finales de septiembre. La playa de Ses Illetes es de las más visitadas de Formentera, integrada en un ecosistema de dunas y vegetación insular, y con una extensa oferta de actividades náuticas y ocio. En medio kilómetro de largo se extiende, toallas incluidas, toda una comunidad veraniega con vistas a Ibiza.

4. Cala Saona

Cala Saona en Formentera

Fuente: Diroco

Hacia Es Cap de Barbaria, el Sur del Sur de las Baleares, queda a medio camino Cala Saona. Es una calita de 140 m, protegida por la Punta Rasa, y considerada una visita obligada en Formentera. Los tradicionales embarcaderos de madera, el agua cristalina y el paisaje de acantilados representan una tranquilidad en lucha, un verano tras otro, con el bullicio de chiringuitos y restaurantes.

5. Caló des Mort

Caló des Mort en Formentera

Caló des Mort. Fuente: Cristiano Capponi

De camino al otro faro de la isla, el Faro de La Mola, justo antes de comenzar la subida hacia El Mirador, se encuentra el desvío a Es Caló d’es Mort. Es un rincón, más que una playa, de 80×20 metros, orientada al Sur y al pie de los acantilados. Es precioso.

6. Platgetes des Caló

Es Caló de Formentera

La zona des Caló y playas adyacentes.

Es Caló es una zona turística, pequeña y dividida en múltiples playitas conectadas que conforman pequeñas bahías, por así decirlo. Dónde empieza y acaba el territorio de Es Caló es difícil de señalar. Siendo precisos, a Es Caló corresponde un pasado marinero y los tradicionales embarcaderos de madera en breve y acotado territorio. Pero hoy Es Caló es ya una zona, un mapa mental para el viajero que llega a Formentera. Las playitas, platgetes, son su entorno.

7. Playa de Es Pujols

Els Pujols. Formentera

Fuente: holbox / shutterstock

Els Pujols. Formentera

Fuente: holbox / shutterstock

Es Pujols es la zona a la que la mayoría de viajeros se dirigen tras desembarcar en el puerto de La Savina. Por la noche se llena de tenderetes de artesanía, restaurantes y grupos que pasean por la orilla del mar. Es Pujols es, en definitiva, la zona con más ambiente. Y sin embargo mantiene las aguas turquesas y cristalinas y el encanto de los barcos pesqueros locales.

8. Extra: El Port de la Savina

Port de la Savina de Formentera

Port de la Savina. Fuente: Davide Baraldi

Esta preciosa imagen es un extra, gracias a Davida Baraldi, su autor. Fue sacada en el Puerto de la Savina, el lugar que conecta Formentera con el mundo, que suele ser Ibiza.

La banda sonora

Más playas de las Islas Baleares